Titulo Primero capítulo 1 de la Constitucion Española

Este primer Capítulo del Título I de la Constitucion Española contiene sólo tres artículos. Pero eso no supone que su contenido sea de poca relevancia.

Un error frecuente es creer que la Constitucion Española regula la manera en que una persona puede convertirse en español, en adquirir esta nacionalidad: en este sentido hay una remisión legal. Es decir, que la Constitución deja que esta cuestión sea regulada por otras normas que habrán de tener rango de ley (véase el principio de legalidad).

Una cuestión que sí garantiza el artículo 11.2 es que no se le va a poder quitar la nacionalidad a un español de origen, y esta idea nos debe dejar claro que no todos los españoles lo son de origen. Si no fuera así, este matiz no sería necesario.

Congreso Los Diputados La Constitucion

Incluso se trata de la posibilidad de tener dos nacionalidades a la vez. Y es que la cuestión de la nacionalidad es muy importante puesto que es el vínculo de una persona con un país.

El establecimiento de la mayoría de edad en los dieciocho años es una cuestión de elección normativa: se escogió los dieciocho como podrían haber sido los veinte o los dieciséis. De hecho, son numerosos los países que no coinciden con la elección de edad que tenemos en España: en Estados Unidos son los veintiuno, mientras que en Malta se optó por los diecisiete, y Japón por los veinte.

El criterio es cronológico y coinciden con la fecha del cumpleaños de cada uno: desde ese momento se es mayor de edad, para lo bueno y para lo malo. Cuando cumples los dieciocho ya puedes votar y ya puedes entrar en prisión.

No se atiende a cuestiones como la madurez o la capacidad de comprensión de las consecuencias de los propios actos: es cosa del calendario. Si alguien tiene dificultades de entendimiento habrá que acudir a la vía de la incapacitación, y eso no se regula en la Constitución Española.

La importancia del artículo trece es tal que fue necesario reformarlo para que España pudiera firmar el Tratado de Maastricht en 1992: fue la primera reforma que se hizo a la Constitucion Española.

Este artículo trece contiene las líneas generales de los derechos que tendrán los extranjeros en España, que son menos que los de los españoles: por ejemplo, los extranjeros no votan en las elecciones generales, aunque sí en las locales. E incluso reconoce la posibilidad de solicitar asilo en España.

Contiene también una figura vital para la lucha contra el crimen internacional: la extradición, que consiste en la posibilidad de reclamar a otro país que detenga y envíe a un delincuente que está siendo perseguido en el país que lo reclama. Sin esta institución, los criminales tendrían muy fácil evitar la persecución de la ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.