explicación del artículo 55: Título Primero Capitulo V de la CE

Tenemos a continuación un artículo con un Capítulo propio, el articulo 55 de la Constitución. Si bien podría haber quien discutiera la oportunidad de crear un capítulo para un único artículo, al leerlo y analizar su contenido e importancia se comprende que deba tener este trato diferenciado.

Los artículos previos han sido la redacción de los derechos ciudadanos, algunos deberes, y los sistemas para proteger el ejercicio de los derechos frente a posibles ataques o injerencias. En este artículo 55 vemos aquellas circunstancias anómalas que van a hacer posible algo tan extraordinario como es la suspensión de los derechos. Es decir, que van a establecerse ciertos supuestos en que, bajo determinadas circunstancias y con las garantías que se prevén, algunos derechos fundamentales podrán no aplicarse.

Por simplificarlo aún más: habrá casos en que haremos como que ciertos derechos no existen.

Como toda simplificación, es exagerada e interesadamente incorrecta, pero sirve para ponernos en situación.

En los dos apartados de este artículo se crean dos sistemas diferentes para la suspensión de derechos: el primero se ocupa de la suspensión generalizada y el segundo, de la suspensión individualizada.

El primero de los casos es el más llamativo por lo extremado que puede llegar a ser, ya que permite que se suspendan determinados derechos a toda la población, dando unas mayores posibilidades de actuación a los poderes públicos. Una medida tan extrema se reserva para situaciones de enorme gravedad, cuando el orden público ya está fuera de control y se hacen necesarias medidas enérgicas para recuperar la normalidad perdida, algo que sólo puede darse en caso de declarar el estado de excepción o el estado de sitio, regulados en el artículo 116. Dicho artículo contempla también el estado de alarma, pero éste no permite limitar ni suspender derechos fundamentales.

barricada_militar

Es necesario recalcar la excepcionalidad de la medida de suspensión de derechos, hasta el punto que no por declarar los estados de excepción o sitio se suspende derecho alguno. En caso que llegara a declararse alguno esos estados excepcionales, habría de decirse expresamente qué derechos van a ser limitados, pero sólo de la lista que recoge el apartado primero del artículo 55, no otros.

Aunque se llegara a suspender alguno de esos derechos, la actuación de los poderes públicos seguiría estando sujeta al control de jueces y tribunales, de cara a posibles responsabilidades: es decir, que la declaración de los estados de excepción o sitio no es una carta blanca para el poder ejecutivo.

Este primer caso nos parece muy lejano y extraño, difícil de comprender, puesto que tanto el estado de excepción como el estado de sitio son muy raros, excepcionales, y es muy complicado que lleguen a darse las circunstancias necesarias como para que llegaran a declararse: véase el artículo 116 para mayor explicación. Por ahora, basta recordar que no han sido declarados nunca.

El segundo supuesto resulta más fácil de comprender puesto que se trata de la posibilidad de suspender determinados derechos a personas concretas relacionadas con bandas armadas o grupos terroristas. La suspensión de derechos se justifica en este caso en el elevado riesgo que cualquier persona en tales situaciones puede crear para la sociedad: recordemos cualquier atentado terrorista y veremos el daño que pueden llegar a hacer.

Las personas que se encuentren bajo investigación por delitos relacionados con bandas armadas o terrorismo pueden ver suspendidos algunos de sus derechos, previstos en el apartado segundo del artículo 55, y eso se hará en la forma prevista en una ley orgánica y con los controles necesarios para evitar abusos de cualquier tipo. Esos controles y garantías resultan imprescindibles, ya que de otro modo bastaría con calificar a cualquiera de “presunto terrorista” para suspender sus derechos: no es tan fácil, y cualquier abuso supone responsabilidades penales para el infractor.

15 pensamientos en “explicación del artículo 55: Título Primero Capitulo V de la CE

  1. No entiendo bien el artículo 55.
    En los artículo 17, 18, apartados 2 y 3, se refiere a los apartados de ambos artículos o sólo del 18?¿
    y en los artículos 19 y 20, apartados 1 a) y d) y apartado 5, imagino que el apartado 5 es para el 20, ya que el 19 es un solo artículo sin apartados, pero luego también pone artículos 21, 28, apartado 2
    ?¿?¿

    • Hola Joaquín,
      Te lo voy a poner de otro modo, que igual queda más claro.

      Los artículos a los que se refiere el art. 55 son:
      – 17 en el estado de excepción podrán suspenderse apartados 1, 2 y 4 (17.1; 17.2; 17.4). En el estado de sitio podrá suspenderse el 17 completo, incluido el 17.3. Esto se desprende de la última frase del 55.1: «Se exceptúa de lo establecido anteriormente el apartado 3 del artículo 17 para el supuesto de declaración de estado de excepción.»
      – 18 sólo apartados 2 y 3 (18.2 y 18.3).
      – 19 entero.
      – 20, sólo apartados 1.a y 1.d, y 5 (20.1.a; 20.1.d; 20.5).
      – 21 entero.
      – 28 sólo apartado 2 (28.2).
      – 37 sólo apartado 2 (37.2).

      Espero que así queden despejadas las dudas.
      Un saludo.

      • Hola,
        Si lo que quieres es ampliar información sobre el 55.2 CE, te recomiendo acudir a la información que publicó el Congreso de los Diputados. Sin embargo, destaca por su carácter técnico y poco didáctico para personas sin conocimientos jurídicos.
        Un saludo.

    • Buenos días Ana,
      Gracias por su consulta.

      Conforme al artículo 55 CE, sería posible suspender la vigencia del arrículo 17, y es en el 17.3 donde se establece el derecho a no poder ser obligado a declarar.
      Así que, en teoría, sí sería posible suspender ese derecho y obligar a las personas a declarar. Se trata de un supuesto más de «laboratorio» que otra cosa, puesto que no existen consecuencias previstas para el supuesto de que alguien no quisiera declarar. Es decir, ¿qué podríamos hacer contra quien, estando suspendido ese derecho, se negara a declarar?

      Teniendo presente la asentada jurisprudencia del Tribunal Constitucional sobre este derecho, no creo que pasara nada en absoluto.

      Espero haber resulto la duda planteada.
      Un saludo.

  2. Dices en tu libro que la suspensión en caso de excepción o sitio no limita o no afecta al procedimiento de habeas corpus, ¿Por qué? si esta incluido en al apartado 4 del articulo 17, si se podría verse afectado en ambos estados.
    Gracias

    • Hola Pepi,

      Gracias por tu pregunta.

      Esa cuestión está así establecida en el artículo 16 de la Ley Orgánica 4/1981, reguladora de los estados de alarma, excepción y sitio.
      La Constitución no puede regular todas las materias de las que trata, y algunas cuestiones, como ésta, están en la normativa de desarrollo.

      Un saludo.

    • Hola Katherin,
      Te copio un extracto del libro «Constitución Española Explicada» relativo al artículo 56, para ayudarte a resolver tu duda.

      En nuestro Estado no tenemos un Jefe del Estado elegido democráticamente, como sí sucede en otros países (Francia, Italia, Estados Unidos, Alemania, Rusia y muchos otros). En nuestro país tenemos una monarquía parlamentaria (como sucede en Reino Unido) en la que la figura del Jefe del Estado es hereditaria y va unida al título de Rey. Precisamente por ser una monarquía parlamentaria, el Rey reina pero no gobierna, sino que se trata de un símbolo cuya función sólo es representativa y se le concede, con carácter honorífico, la más alta representación diplomática pese a carecer de la capacidad para negociar y obligarse en nombre de España.
      Sus funciones son meramente formales, sin que tenga el Rey capacidad de decidir al respecto, salvo las del art. 65.

      Cuenta con los títulos que históricamente se han asociado al del Rey de España. Entre otros, los recibidos desde tiempos de los Reyes Católicos (Rey de Castilla, Rey de Aragón, de Granada, de las Dos Sicilias, de Jerusalén…), así como otros recuerdos históricos (Rey de Hungría, Dalmacia y Croacia, Archiduque de Austria…) sin ninguna relevancia jurídica y otros títulos honoríficos (Gran Maestre de diferentes órdenes militares, Hermano Mayor de la Real Maestranza…).

      El término “inviolable” significa que no se le puede procesar ni juzgar en España. Haga lo que haga. Y se recalca con la expresión “y no está sujeta a responsabilidad”. Es decir, que al Rey no se le puede juzgar por delito alguno ni deberá responder ante la justicia española por ninguno de sus actos (ni accidentes de tráfico, despidos improcedentes ni barbaridad alguna que se os pudiera ocurrir). Pero otros países no están sometidos a nuestra Constitución, por lo que, en el hipotético caso de que el Rey de España cometiera un delito fuera de nuestras fronteras, podría ser detenido y juzgado donde lo hubiera hecho.
      La mención al refrendo de los actos del Rey se ve en detalle en el art. 64.

      Espero que te haya aclarado algún concepto.
      Un saludo.

    • Hola Olga,
      Has ido a preguntar, precisamente, por el punto de la Constitución que, en mi opinión, es más complejo por la cantidad de información que oculta.
      El 9.3 contiene muchos conceptos diferentes y es necesario conocerlos para entender qué quiere decir. Te recomiendo que leas esta entrada del blog (incluso hay una duda de una persona respecto a la irretroactividad).
      Si tienes más dudas, te recomiendo la lectura de «Constitución Española Explicada», obra que puede comprar por sólo 3,50€ aquí mismo y que dedica MÁS DE SEIS PÁGINAS al artículo 9.3 CE en palabras comprensibles, sin jerga jurídica.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.